La Máquina Phelps.

imagen tomada de BBC Mundo.com

 

Aunque según Fernando Canales, miembro del  equipo de entrenamiento de Michael Phelps,  las dimensiones anatómicas de éste no son tan importantes para su exitoso desempeño. Lo cierto es que una de las ventajas con las que cuenta Phelps es su cuerpo.

La proporción de sus  medidas no serán precisamente las del Hombre de Vitruvio pero justamente estas desproporciones son las que hacen que sea un nadador privilegiado.

Para empezar la longitud de sus brazos: según Da Vinci la altura de un hombre debe ser igual a la envergadura (longitud de los brazos extendidos), Phelps es en esto distinto: mide 196 cm. de altura pero 208 cm. de envergadura.

También su torso desproporcionadamente largo con relación a sus piernas más cortas. Esto le permite superar uno de los principales problemas de los nadadores: a mayor longitud de piernas menor velocidad.

Otro detalle del cuerpo de Phelps que lo hace especial es  que tiene doble articulación en sus tobillos que le permiten hacer un movimiento típico de bailarina de ballet, poniendo sus pies de punta y haciéndolos mover como verdaderas aletas con enorme agilidad. “Su flexibilidad de tobillos, rodillas y codos es enorme, y también en el torso”, admite Fernando Canales, un ex nadador olímpico de origen puertorriqueño quien es parte del grupo de entrenadores de la Universidad de Michigan en Estados Unidos.

 “Sus dimensiones anatómicas son detalles; para mí su entrenamiento, su preparación física y mental, su relación con su entrenador Bob Bowman y con otros competidores lo ayudan a mantener un nivel”, dice Canales.

 

Actualización:

Encontré esta infografía muy completa sobre Phelps y que tiene una ligera variación en sus medidas: altura 1.93 m (igual que en el sitio oficial de Phelps) y 2.02 m de envergadura.